Archivo de la categoría: Prensa

AXP EnÓrbita [Señal Colombia- tv pública/nacional]

“Construyendo Autogestión” es el nombre del reportaje de 3 minutos que el programa En Órbita, de Señal Colombia (televisión pública y nacional), documentó en las visitas a los Proyectos “La Casa del Viento” y “La Casa de la LLuvia[de ideas]”

“Arquitectura Expandida propone intervenir el espacio de forma colectiva para apropiarse del territorio y transformarlo. Su propuesta experimental parte del empirismo y de la mezcla de distintas disciplinas. La nota que vamos a ver a continuación nos muestra una manera distinta de ver la arquitectura y los espacios que habitamos”

Con imágenes cedidas por Bongore delVideo: “Un dia en la Casa de la LLuvia[de ideas]”

Prensa-Entrevista para A57 [El Dorado se mueve, El Dorado es Aquí]

Link de la entrevista para la plataforma A57  en el que se abordan algunos cuestionamientos y procesos de negociación urbana, diseño, autoconstrucción colectiva y construcción física y social del espacio público que giraron en torno al proyecto “El Dorado se mueve, EL Dorado es Aquí”

http://www.a57.org/articulos/proyecto/El-Dorado-Se-Mueve-El-Dorado-Es-Aqui

¿Cuál es el concepto clave del proyecto? ¿Surgió de una idea, del lugar, del usuario?

Desde nuestra primera visita a El Dorado como organizadores de un evento de música hiphop-microlibre en la plaza principal del barrio El Dorado en la localidad de Santa Fé, que bien podría ser el descubrimiento de un tesoro precolombino, percibimos un espacio social diverso pero colectivo, definido por el esfuerzo de muchos sectores de la comunidad por trabajar juntos por una convivencia pacífica. Esto se refleja en un espacio público que, aun adoleciendo de infraestructuras y de planificación básica, sostiene una vida urbana basada en los encuentros e intercambios sociales: plantas bajas de pequeños mercados y “cigarrerías” de barrio, ventas ambulantes que generan focos de actividad puntuales e intermitentes y múltiples asociaciones que, conectadas en red, utilizan sistemáticamente cualquier acera para proponer una actividad cultural accesible a todos.

Ahí nos encontramos, entre breakdancers y beatboxing, en un parqueadero de busetas que parece ser el centro neurálgico del barrio, conversando con varias corporaciones que expresaban la dificultad de no tener un espacio de reunión y de manifestación cultural y artística.

Pero Willy, de la Corporación Cultural Hatuey, lo tenía claro: lo que necesitaban era un teatro al aire libre y detrás de la parroquia, a 100 metros de esta “plaza”, había un solar perfecto en desuso. Este fue el detonante de un trabajo de comunicación, de gestión de recursos, de diseño colectivo, de autoconstrucción y sobre todo, de negociación y mediación urbana, que culminó en el proyecto de intervención: “El Dorado se mueve. El Dorado es aquí”.

Este proyecto se desarrolló como un microlaboratorio urbano en el marco del Tercer Encuentro de Arquitectura Expandida (3EAE), financiado por la Consejería Cultural de la Embajada de España en Colombia y y coordinado por el Colectivo Arquitectura Expandida – AXP del 16 al 29 de mayo de 2011.

¿Este proyecto tiene cosas en común con otros de sus proyectos?

Como colectivo, actuamos por convicciones pero también por intuiciones.

Al enfrentarnos a la evaluación de los proyectos nos preguntamos si finalmente son propuestas activistas, si son reivindicaciones políticas de derecho al espacio público representativo o herramientas para acercar al ciudadano a sus derechos y deberes urbanos.

También podrían ser manifestaciones artísticas, trabajos de integración y empoderamiento comunitario,microlaboratorios de autoconstrucción física y social del espacio público, e incluso estrategias para inscribir en el mundo de lo visible las realidades marginales.

Seguramente estos proyectos son la constatación de una oportunidad: Acciones culturales que generan puentes entre personas y proyectos.

Los cuestionamientos son necesarios, pero no siempre hay una única respuesta. Los proyectos en los que participamos son colectivos y seguramente cada actor tiene las razones que le mueven. Hablar por todos sería una impostura. Para nosotros se trata ante todo de trabajos de mediación y de negociación para traducir en múltiples direcciones todos estos objetivos que, por supuesto, compartimos.

¿Qué tanto y cómo se transformó el proyecto del diseño a la construcción?

En un proyecto de autoconstrucción de 2 semanas (mayo 2011) no hay tiempo para grandes cambios. El diseño ya se hace sabiendo los recursos materiales, humanos y económicos con los que se cuenta. La experiencia en procesos colectivos en autoconstrucción nos hace conocer las principales herramientas con las que se cuenta para el éxito del proyecto (planificación estratégica con comunicación y actividades culturales paralelas) y de la autoconstrucción (básicamente a partir de la sistematización del proceso y de la integración de todos los participantes en la medida de sus posibilidades).

¿Cómo y por qué eligieron los materiales?

La mayor parte de los materiales utilizados fueron donados o son de recuperación. Esto se corresponde a tres lógicas vinculadas a la sostenibilidad: la económica, la social y la ambiental.

Los principales materiales para la construcción fueron maderas de cedro tratadas para exteriores, policarbonatos (ambos donados por Homecenter Colombia), llantas y hormigón.

Constructivamente, ¿cuál fue el detalle más crítico, el más exigente de resolver?

El principal desafío constructivo fue la cubierta de cuatro metros de longitud y tres metros de voladizo en una zona de fuertes vientos.

Se resolvió constructivamente con anclajes metálicos en un muro de carga tradicional de 40 centímetros de espesor a cuatro metros de altura. Unos tirantes metálicos reforzaban la propia estabilidad de la estructura y otros cables de acero recogían parte de la carga desde arriba, permitiendo aligerar el peso que llega a los anclajes.

¿Qué es lo que más les gusta del proyecto?

Aparte de gratificantes encuentros personales que se producen en estos procesos y de los que ya hemos hablando en otros proyectos, pensamos que se plantean cuestiones y conflictos trasladables a la escala de la ciudad. En el caso de El Dorado tuvimos oportunidad de asistir al autoasentamiento del proyecto, cuando se generó y se resolvió, a través de la negociación, un conflicto sobre el uso del espacio público.

Tres meses después de la construcción del espacio escénico los vecinos comienzaron a quejarse por el uso nocturno que chicos desocupados hacían de este espacio. Se unieron con la parroquia para construir una valla de protección. La Junta de Acción Comunal, apoyada por corporaciones locales intervienieron en la negociación remarcando la necesidad de que este siga siendo un espacio público para toda la población. Llegan al acuerdo de construir la valla con una puerta que solo se cierre a partir de las 7 pm. Se hacen 5 copias de las llaves: para la parroquia, para el colegio, para la Junta de Acción Comunal y las últimas para las dos corporaciones locales más implicadas durante todo el proceso.

¿Qué harían diferente si tuviera la oportunidad de volverlo a hacer?

Estamos persuadidos por la idea de que la informalidad, leída como el esfuerzo comunitario para autoconstruir su entorno urbano y social, puede generar más potencial para los intercambios sociales que las ciudades sobrediseñadas, aunque presenten problemas a nivel administrativo.

¿Es esto una apología a la ciudad de invasión? No. Sin embargo, que todas las normativas estén enfocadas a un sistema de licencias-licitación-contratación y no exista, como en otros países de América Latina, un programa de intervenciones reguladas a través de un régimen de autoconstrucción, es muestra de ceguera política en un país en el que el 70% de las ciudades han sido autoconstruidas y muchos sectores sociales no tienen otra opción.

Es una reivindicación de la informalidad, que favorece también la posibilidad de conflictos de uso en el futuro, como el descrito anteriormente, y su solución. Optamos por una versión intermedia y autogestionada por la comunidad: definir un convenio de cesión del suelo para uso comunitario y cultural firmado por todas las partes.

¿Visita el proyecto después de finalizada su construcción? ¿Por qué sí o por qué no?

Si. Este proyecto ha supuesto el punto de inflexión en nuestro colectivo, que ha quedado vinculado al barrio a través de proyectos pero también de relaciones personales.

-El Espectador (co)- (proyecto After La Otra)

La edición del periódico colombiano “El Espectador” del día 20 de octubre de 2011, saca en primera plana de la sección de cultura, en su edición impresa, la intervención que Arquitectura Expandida junto con los colectivos Todo por la Praxis y Zuloark desarrollan en el marco de la Feria Alternativa de Arte Contemporáneo ” La Otra” que se desarrolló en un edifico de protección histórica en pleno centro neurálgico de Bogotá.

Esta intervención dió lugar al proyecto AFTER [La Otra-Sentires]

Ver la noticia completa aquí.

-El País Semanal (es)- (Bogotá y la red de colectivos)

Artículo en el Pais Semanal del 20 de marzo de 2011 sobre ARQUITECTURAS COLECTIVAS, y referencia a las acciones que se están dando en Bogotá en el marco de Arquitectura Expandida y en coordinación con la red de colectivos.

Versión digital aquí.

Descargar la versión impresa en pdf  aquí.

Correcciones de Recetas Urbanas aquí. A las que añadimos que faltan algunos créditos a la autoría del proyecto Alaska Parque Comunal en Bogotá: Todo por la Praxis, Arquitectura Expandida, La Creactiva, Habitat Sin fronteras, Ojo al Sancocho y Corporación In Situ.