EL JUEGO COMO VALOR DE USO en el mercado de San Roque, Quito.

El Mercado de San Roque es un complejo contexto social y laboral caracterizado por su situación urbana estratégica, cercana al centro histórico, al antiguo penal y a la zona de tolerancia, atravesado por algunas de las arterías viales principales de la ciudad.

Su población es significativamente kitchua hablante (en relación al porcentaje del resto de la ciudad) y, aunque se dan interesantes dinámicas de autogestión – en parte fruto del abandono de las instituciones públicas- los niveles de precariedad que podemos encontrar son impresionantes.

00-l

01d-l

En talleres previos a nuestra llegada, dirigidos por el Frente de Defensa y Modernización del Mercado de San Roque, se habían identificado como principales potencias-carencias: la estigmatización del mercado en el marco de la ciudad, la insalubridad, los peligros de la ambigüa consideración de los mercaderes formales-informales y la necesidad de un espacio de juegos para niños.

En el laboratorio, divididos en grupos de interés, se exploraron diversas investigaciones y posibles acciones.  Desde el grupo de Territorios surgen tres propuestas no excluyentes que pueden desarrollarse en distintos plazos y cuyos marcos conceptuales son: (1) la activación de un espacio lúdico en un emplazamiento de borde del mercado con el tejido urbano, haciendo prevalecer en este oasis el valor de uso sobre el valor de cambio (2) La activación de un “mercado de saberes” que permita, no solamente incentivar el empoderamiento de los comerciales y habitantes del mercado, sino generar economías secundarias en el medio plazo (3) acción simbólica espacial de toma del antiguo penal.

11-l 12-l

La tercera propuesta requería de una logística difícil de resolver en el tiempo de duración del laboratorio, aunque se estima muy pertinente en momentos clave del proceso con el Mercado de San Roque. Aunque la segunda acción requiere ser evaluada y desarrollada en el marco de un proyecto estratégico a medio plazo, se incorpora al proyecto de activación lúdica a través de diversas actividades y dispositivos desarrollados con los niños, especialmente las actividades de recorridos y gynkana en el mercado, y los dibujos posteriormente hechos por los niños en el espacio de juegos. Así mismo la instalación de vasos comunicantes pretende ser un provocador, no solo lúdico-sonoro, también en la trasmisión de historias.

18-l 17-l 16-l 15-l 14-l

Con esta provocación lúdica  pretende, no solo satisfacer una necesidad autodiagnosticada por la comunidad del mercado, también  reflexionar en torno al tándem valor de uso y valor de cambio, en un complejo espacio comercial- cultural, como es el mercado de San Roque. La situación limítrofe del espacio nos permite establecer relaciones comunicativas entre el contexto urbano, este oasis lúdico y el mercado.

06-l 09-l 08-l 10-l 05-l

Tras la provocación generada con diversas actividades y artefactos lúdicos que quedan de forma permanente en el espacio, quedan abiertas múltiples vías de activación generadas de forma espontánea en un espacio de trabajo colectivo caracterizado por un sistema organizativo abierto: talleres de carpintería, activación cultural del espacio por agentes vinculados al proceso, diseño colectivo de talleres de saberes, diseño colectivo de fachada comunicativa sobre la reja.

Espacios de Esperanza es un laboratorio que tuvo lugar en el Mercado de San Roque en Quito entre el 10 y el 14 de agosto, coordinado por la Red de Saberes del Mercado de San Roque, el Frente de Defensa del Mercado de San Roque y el Ministerio de Cultura, en el marco de la convención de verano “La democratización del espacio” organizado por el CENEDET- Centro Nacional para la Estrategia del Derecho al Territorio y el IAEN-Instituto de Altos Estudios Nacionales.

En este laboratorio tuvimos la oportunidad de trabajar conjuntamente diversos perfiles de habitantes del mercado (líderes, trabajadores y niños), académicos vinculados al CENEDET (liderados por David Harvey y Miguel Robles Durán) y artistas (entre los que se encontraban  Jeanne Van Heeswijk, María Alejandra García, Marta Rosler, Platoedro -entre otros-.