MDE15/Espacios D

[Espacios  D resistencia, D Lucha, D encuentro, D juego, D sombra, D muestras artísticas, D denuncia].

20151114140847

Este proyecto estuvo enmarcado en el encuentro MDE15 -Historias locales/prácticas globales-, organizado por el Museo de Antioquia en noviembre del año pasado. Se trabajó con colectivos locales y vecinos con el objetivo de habilitar un espacio para la reivindicación de los derechos a la ciudad, así como para crear en el espacio ¨público¨ un lugar de sombra, encuentro y juego en los barrios ciudadela nuevo Occidente y Moravia en Medellín. Al final la misma alcaldía que patrocinó, echó abajo a machetazos el espacio construido.

Medellín// Noviembre 2015

Antecedentes

Recorriendo Medellín encontramos que las casas que serán echadas abajo en los barrios en procesos de renovación urbana son marcadas con una D, roja y vistosa. Una D que enfatiza los procesos de Desarraigo, Desplazamiento, Despojo y Desalojo de la cual son víctimas consensuadas los habitantes originales, que ¨ceden¨ ante el Estado bajo discursos de aparente protección de riesgos no mitigables y promesas de dignificación de la vida.

Las contradicciones territoriales halladas en el primer acercamiento a la ciudad no turística, fueron el punto de partida para el planteamiento del proyecto. Se exploró en la transformación violenta de los barrios, en pro de la ciudad postal, aquella que ha de aparecer en una foto prolija, donde el retoque es dado por los discursos de neo urbanismo.

Encontramos que las lógicas de construcción de ciudad, a partir de la producción y cosificación de objetos arquitectónicos como cuerpos vacíos y de la construcción en masa de proyectos monumentales evidencian el desarrollo de la ciudad neoliberal en Medellín, todo esto enmascarado en el proyecto de la Capital de la Innovación. (MedellínINNOVATION – ¿Innoveishon?).

Esa condensación de la ciudad espectacular se manifiesta hoy de manera cínica y como política estatal a través de una ciudad-marca, que vulnera un sin fin de derechos  de los habitantes originales, desplazándolos en un ejercicio de aparente protección frente a supuestos de ALTO RIESGO. Aquí la Renovación urbana y  la  instrumentalización de palabras tales como: ciudad, comunidad, ciudadano, espacio público, participación urbana y presupuesto público, representan el verdadero ALTO RIESGO  para los habitantes de barrios de localización estratégica en la ciudad.

 

20151116151015

 

Proceso

Así surge ESPACIOS D: prototipos autoconstruidos con los vecinos [Con la mano y sin permiso][1], que pretenden visibilizar las contradicciones de los procesos de renovación urbana, en territorios geográficamente distantes, pero unidos por la resistencia a la arrasadora maquinaria estatal y sus discursos de innovación, a pesar de sus habitantes.

Se decide  construir 2 prototipos provocadores[2] que, a partir de su uso y diversos modos de apropiación ciudadana, visibilizarían las formas de organización en defensa del territorio, convirtiéndose en el lugar para tomas culturales, las sesiones de la escuela en defensa del territorio, las proyecciones de cine o simplemente para hallar la ­­sombra. Pretendía ser también una galería a cielo abierto donde fuese posible compartir la información y documentación referente al fuerte impacto que los proyectos de renovación urbana han tenido y siguen teniendo en los habitantes de los territorios afectados.

Paralelo a la exhibición y muestra, se pensó en un espacio de encuentro para todos aquellos que fueron forzados a abandonar su vivienda, bajo promesas de ¨dignidad y calidad¨, quedando a merced de un Estado incapaz de reconciliar lo adecuado con lo estandarizado, desconociendo las necesidades de estos habitantes una vez más guetificados, pero ahora lejos de la mirada del visitante del espectáculo que hoy por hoy es Medellín

Así fue que se planteó la intervención en dos lugares de la ciudad unidos por su historia: Moravia y Ciudadela  Nuevo Occidente, centro y periferia, el primero por ser referente de control territorial, pero más aún de lucha y resistencia de sus vecinos  y el segundo, por ser el lugar al que el municipio desplazó a los que algún día fueron habitantes de Moravia, y por representar la tugurización y la densificación de la vivienda para pobres al borde de la ciudad, evidenciando los conflictos de la vivienda en altura.

12112976_10153176735098450_218689599_o

Moravia

1

Ciudadela Nuevo Occidente

Las condiciones de construcción estuvieron dadas por la implementación de materiales económicos, ligereza de la estructura (trabajo en guadua) y técnicas sencillas de montaje que facilitarían la participación de los vecinos y la replicabilidad en otros territorios. Además de la escogencia estratégica del lugar en el que el dispositivo estaría emplazado, cada estructura estaba acompañada de  mataculines[3] y una valla que hacía referencia a cinco tácticas para la defensa de la autoconstrucción en el territorio. De la mano de la construcción física de los dispositivos, se realizarían activaciones culturales que hablaran de resistencias y apropiación desde la serigrafía, el esténcil, la agitación, las proyecciones de cine y las sesiones de la escuela interbarrial en defensa del territorio.

valla mde15a

Valla Espacios D

Hechos y conclusiones (?)

En Nuevo Occidente se desarrolló sin contratiempos el proceso global (cultural y constructivo), mientras que en el morro de Moravia hubo desde el principio, constantes interrupciones por parte de la fuerza pública y entidades gubernamentales, concluyendo en la demolición de la estructura a punta de hacha y machete, ante la mirada incrédula de los niños y adultos que acompañaron durante 4 días el proceso

En ciudadela nuevo occidente el prototipo autoconstruido forma parte de un proceso de consolidación de espacios de resistencia, de la mano de los vecinos y colectivos que hacen frente al despojo y la especulación de la tierra. Éste espera consolidarse y posicionarse en el barrio como lugar estratégico para hacer frente a la especulación de proyectos en altura que planean instalarse en los escasos espacios públicos de estas nuevas zonas residenciales aisladas.

En el morro de Moravia la autoconstrucción del prototipo demolido por la Unidad de Control territorial de la Secretaría de Gobierno, sirve como amplificador del conflicto y visibiliza, a través de un hecho urbano concreto, las contradicciones institucionales y el juego de poderes que tienen que ver de fondo con especulaciones a toda escala por el control del territorio en una ciudad que históricamente ha sido reconocida por sus fuertes problemáticas de violencia armada, de fronteras invisibles y de andamiajes paraestatales. Estas nuevas y  perversas acciones institucionales evidencian la violencia sistemática contra comunidades una y mil veces vulneradas en un país marcado por el desplazamiento del campo a la ciudad y ahora de la mano del gobierno municipal mediante el desplazamiento intraurbano.

20151113095258

Despúes de la demolición

¿Qué violencias y poderes hay detrás de la innovación urbana en Medellín? ¿Cuáles son los mecanismos sociales e institucionales para la resistencia y para la coerción? ¿Qué perverso patrimonio cultural ha normalizado las represiones policiales vandálicas y las actitudes prepotentes desde las instituciones públicas?

¿Cuáles son los intereses reales detrás de éste proceso administrativo, que está más cercano a un acto vandálico, que a un ejercicio de restitución del espacio público ante una supuesta amenaza de invasión? ¿No es este acto un detrimento del patrimonio público que en un juego de ping-pong institucional, patrocinó y demolió violentamente una obra  suscrita al gran evento organizado por el Museo de Antioquia?[4]

Declaración Museo de Antioquia

[1] Lema  de resistencia territorial usado por la organización de vecinos de Moravia

[2] Consideramos estas intervenciones como provocaciones que permiten  amplificar el conflicto urbano.

A pesar de las frustraciones derivadas de este atropello, la demolición de la construcción por parte de la secretaria de Gobierno, evidencia a través de este hecho urbano concreto, profundas contradicciones institucionales y  es lamentable comprobar que fue la demolición el resultado al pretender consolidar una intervención capaz de amplificar del conflicto.

[3] Como se llama al sube-baja en Medellín.

[4] Aproximadamente $4´500.000 en materiales + 1´500.000 viáticos artistas + costo de mano de obra, 20 personas construyendo por 4 días+ costo operativo policial, sin contar con el proceso social que se estaba llevando a cabo y que se fracturó intempestivamente y sin mediación.


 

Fotos: AXP – Tata Montes

Colaboradores:
Mesa interbarrial de los desconectados.
Escuela interbarrial en defensa del territorio.
Vecinos de los territorios aledaños a las intervenciones.
Colectivos amigos.

Nota 2016:
1. En los últimos días nos informaron que el espacio de Nuevo Occidente, también fue demolido por la secretaría de Gobierno, días después de lo ocurrido en Moravia.
2.  Los mataculines que construimos con los niños  después de la demolición y estaban guardados, ya están instalados en mitad del barrio para que no los tumben por “amenaza de invasión” al espacio publico.