Todas las entradas de: AXP

COMMUNauté: provocaciones tácticas en Clichy-sous-Bois (Paris)

COMMUNauté es un proyecto de investigación-acción-exposición en torno a los espacios comunes, sus actores y sus formas de organización, en la cité degradada Chêne Pointu (1965) de la comuna Clichy-sous-bois, en la aglomeración metropolitana de Paris.
“Nos pareció relevante que el término communauté fuese peyorativo en francés por estar vinculado al comunitarismo. La denominación del proyecto pretendía remarcar que no podemos hablar de lo común sin hablar de sus actores”



Clichy sous Bois es un contexto concebido desde la utopía del movimiento moderno en el periodo de proliferación de las políticas urbanas de los “Grands Ensembles” en un momento histórico de rápido crecimiento económico y pleno empleo. Actualmente y desde hace décadas ese encuentra en crisis permanente por cuestiones de empleo, inmigración, pobreza, exclusión social y racial, violencias, por la situación en enclaves urbanos segregados, injusticia espacial y degradación extrema de la infraestructura que lo definen espacialmente. Las revueltas del año 2005, nacidas en Clichy sous Bois, marcan un hito en la percepción de las “cités” y “blanlieues” (barrios periféricos) pero también estigmatizan fuertemente un contexto que aún a día de hoy es el referente de la degradación urbana, en la que medios, académicos, artistas y curiosos van diariamente documentan diariamente “el gueto”.


El diagnóstico relativo al déficit de espacios comunes cualificados y a los conflictos de convivencia que genera, era evidente, había sido diagnosticado por instituciones, académicos y vecinos en varios espacios participativos previos. En los meses de calor encontramos numerosos mecanismos de autogestión espacial emergente: barbacoas, juegos improvisados y espacios de reunión a modo de “living room” recuperando muebles abandonados y otras basuras que proliferan en la cité.
Para la investigación territorial se usaron distintas fuentes secundarias históricas, cartográficas, prensa, académicas, reglamentos de la copropiedad, marcos normativos históricos y actuales sobre urbanismo y participación ciudadana en la política de la ciudad; así como el análisis tags urbanos o videos de hiphop grabados en la cité, que nos permitían intuir mecanismos de autorepresentación de cierto sector poblacional en su contexto.



La estrategia de proyecto -que además nos debía permitir aproximarnos al contexto y legitimar nuestra presencia constante allí- no reposaba esencialmente sobre el diseño formal de los espacios públicos, sino en lo que llamamos “provocaciones tácticas”: mobiliarios móviles que nos permitían “tomar la temperatura”, documentar su movilidad y las reacciones -a través del dibujo cartográfico y de historietas, comics o bande desiné- de los distintos agentes urbanos: vecinos, organizaciones, instituciones, niños, etc.


Su movilidad tenía varias intenciones, escapar de la rigidez normativa y sus permisos; provocar la participación y el debate intuitivo e inmediato, pudiendo llevarse el “playground” allí donde se necesite, o se desee. Ser la excusa para dialogar en torno a los espacios comunes y las formas de organización de lo común: sus actores, sus conflictos referidos a la vida cotidiana de los habitantes de la utopía fracasada del movimiento moderno. Nunca movimos nosotros ninguno de los mobiliarios, a excepción de cuando se dieron fuertes conflictos entre actores urbanos, que además fueron considerados como insumo esencial de esta investigación y ampliamente documentados. El diseño y la estrategia de implementación de cada nuevo mobiliario se alimentaron del seguimiento y evaluación del anterior (de las reacciones ciudadanas e institucionales y de las manifestaciones espaciales).
Algunas de las conclusiones de la residencia ya eran intuiciones previas. Evidenciamos el impasse a nivel de diálogo entre habitantes e institución. Los primeros con estructuras organizativas débiles o inexistentes y con múltiples conflictos internos de convivencia. Los segundos incapaces de proponer espacios de diálogo no pautados por estructuras jerárquicas y burocráticas de lo participativo. Las organizaciones de base eran ONGs que respondían a licitaciones públicas de iniciativa municipal, mas no comunidades organizadas planteando nuevas perspectivas que no partiesen necesariamente de una visión hegemónica e institucional. Nos pareció relevante que el término “communauté” (comunidad en español) fuese peyorativo en francés por estar vinculado al comunitarismo. La denominación del proyecto pretendía remarcar que no podemos hablar de lo común sin hablar de sus actores.
A lo largo de los 5 meses de residencia varios actores urbanos se contagiaron de la estrategia de intervención, destacando instituciones de carácter predial a escala de Île de France (EPFIF), alcaldía, vecinos, niños y especialmente los miembros del “Conseil “Citoyen”: una estructura organizativa vecinal de reciente creación en la normativa francesa para la participación ciudadana en la política de la ciudad. Desde el desarrollo del proyecto se involucraron fuertemente en el debate, participaron en un conversatorio en el Centro Pompidou y estamos diseñando la replicabilidad de la estrategia, liderada en este caso por ellos, en otras cités de la comuna.







La inevitable crítica a la utopía moderna sería un lugar común si no siguiese siendo este el modelo único para resolver los altos índices de déficit de vivienda social en muchas ciudades del mundo. Especialmente en Bogotá, donde hemos desarrollado la mayor parte de nuestra trayectoria profesional.
Aunque el diseño no tenía vocación de ser el punto de partida, se utilizaron algunos códigos materiales básicos: maderas tratamiento tipo 3 apto para exteriores de adquisición económica en almacenes muy comunes del contexto. Así mismo las herramientas necesarias para la construcción son muy básicas. El tamaño de las maderas y de ferretería se sobredimensionó vistas las condiciones del contexto. Se utilizaron algunos elementos reciclados de las basuras del contexto.
La estrategia de color aportaba un alto contenido simbólico a la intervención, reconocible fácilmente, lo que generaba cierto grado de especulación en las conversaciones vecinales en torno a lo que estaba pasando en el barrio. El rojo vino dado por el descubrimiento –en un taller de deriva colectiva- de la escultura del “ballon rouge”-en referencia a la película de Albert Lamorisse, que reposa sobre el colegio Louise Michel, en la que también se puede leer el verso de su poema: “Il me faut, comme á toi, l’air et la liberté” (me hace falta, como a tí, el aire y la libertad)

Este proyecto se desarrolló en el marco de una residencia artística de 5 meses de duración (entre junio y octubre de 2017) por invitación directa de dos proyectos institucionales: Atelier Medicis Clichy-Montfermeil –programa emergente del Ministerio de Cultura francés para la descentralización de la cultura a la banlieu-; y Centro Georges Pompidou, en el marco del año Francia-Colombia. Los resultados fueron exhibidos en la exposición bienal Cosmopolis#1: inteligencia colectiva, curada por Kathryn Weir, del 18 de octubre al 18 de diciembre de 2017 en la Galería 3 del Centro Pompidou.

Potocine- Sala de Cine Autogestionada (Ciudad Bolívar, Bogotá)

Potocine es un proyecto de autoconstrucción y autogestión cultural de la primera sala de cine no comercial y de gestión colectiva de Ciudad Bolívar,  Bogotá, Colombia.

47_vestida-l

 

1- El contexto – Potosí, Ciudad Bolívar, Bogotá-

43_recorrido

Potosí es un barrio de borde urbano-rural de la localidad Ciudad Bolívar en Bogotá (borde suroeste). Se funda en los años 80, a través de procesos de urbanización pirata (loteo y venta informal de solares) sin prever equipamientos, servicios públicos domiciliarios o reserva para espacio público. Se puebla rápidamente por víctimas de desplazamiento –por conflicto armado en el país, procesos de desmovilización y por razones socioeconómicas-. Su contexto rural estuvo afectado históricamente por campamentos guerrilleros. A día de hoy la principal problemática socio-ambiental está relacionada con las mafias de minería ilegal y a nivel socio-urbano con la violencia (social e intrafamiliar), el consumo y microtráfico y el acceso a la cultura, al arte, la salud y la educación.

 

2- Iniciativas de autogestión cultural y educativa en el contexto: Escuela y Festival Popular de Cine Comunitario “Ojo al Sancocho” e Instituto Cerros del Sur.

En 1984 se funda el Instituto Cerros del Sur, como iniciativa comunitaria que trascendía la educación formal y tradicional (no un instituto dependiente del gobierno), hacia una estrategia organizativa en el territorio que se mantiene hasta nuestros días bajo la figura asamblearia del consejo vecinal de Potosí. Aunque algunos líderes vinculados al Instituto fueron asesinados en las décadas de los 90 y principios del 2000, a día de hoy se mantienen iniciativas como el grupo musical “Vientos de sur”, la emisora comunitaria, la escuela de audiovisual y el subproyecto de deportes. Estos agentes culturales y comunitarios confluyen en la autogestión del espacio y en la discusión acerca de derechos humanos, cultura, educación, medioambiente, espacio público y vivienda. Ojo al Sancocho es el nombre de la escuela de cine comunitario y festival que lleva desarrollándose con base en este espacio por más de 10 años. Se trata de un proceso de incidencia política, que ha fortalecido el empoderamiento social, cultural,  ambiental, económico,  educativo, de las personas en la construcción de una Vida Digna, a través del cine y  los medios audiovisuales.

Otros colectivos de la zona han sido cómplices a lo largo y ancho del proceso: Casa Airubain, No le saque la piedra a la montaña, Potorap, entre otros.

09_joeldocumentando img_20160814_170323

 

3- La propuesta, el desarrollo y la gestión cultural del espacio

La propuesta parte de la necesidad de tener una sala de cine y teatro que no solamente sería un apoyo logístico a las actividades que se desarrollan en el instituto, también un referente simbólico territorial: la primera sala de cine comunitario de Ciudad Bolívar, y un elemento plástico y espacial de alto contenido simbólico, que nos permita reflexionar en torno a cómo el derecho a ser visto y reconocido también es condición de ciudadanía. El proceso de autoconstrucción se plantea como una excusa para explorar dinámicas organizativas, colectivas e intercambio de saberes entre los participantes, con un fuerte énfasis en el proceso audiovisual.

El diseño del espacio está condicionado por muchos de los limitantes de un proceso que no cuenta con apoyos institucionales de suficiente envergadura, pero también por las herramientas sociales, técnicas y organizativas con las que si contábamos.

Utilizamos un predio, cedido por el ices Cerros del Sur, que se conforma por dos plataformas de hormigón en la que se situaban, al origen, dos casetas prefabricadas que habían formado parte del origen del instituto. Se decide conservar la superior, que será el acceso, la sala de talleres, sala de producción audiovisual y  sala de sonido; construyendo el grueso de la intervención en la ubicación en la que se encontraba la caseta inferior: La Sala Potocine.

Estructura de guadua (bambú colombiano) con revestimiento interior de teja termoacústica y exterior de policarbonato alveolar, nos permite trabajar los detalles y dejarlos vistos, entendiendo que mostrar el sistema constructivo en un proceso de autoconstrucción, también es un posicionamiento político. Los sillones de la sala de cine se construyen con la prolongación de la estructura de las cerchas que definen el graderío y con textiles que, cosidos por varias mujeres del barrio, conforman cómodas y versátiles “sillas playeras”.

La sala se inaugura el 9 de octubre de 2016, 4 meses después de haber comenzado el proceso; y se termina en ese mismo diciembre. Durante el proceso participan varios colectivos como Monstruacion, Golpe de Barrio o Esquizofrenia Crew.

32_pilicarbonatoluz-l

34_interiorsillas-l

39_interiorproyeccion-l

La  gestión de la programación del espacio corre por cuenta de Ojo al Sancocho. Si estás interesad+ en proyectar un video, un ciclo u otras actividades, contacta con ojoalsancocho@gmail.com 

 

4- Potocine en el Design Museum of London

londres-axp-l

La exposición “Fear and Love: reations to a complex world” aborda el diseño como una cuestión que trasciende lo objetual para centrarse en lo contextual y lo procesual, como ingredientes controversiales y complejos. https://designmuseum.org/exhibitions/fear-and-love

Arquitectura Expandida participa en esta exposición a través de Potocine. Cabe remarcar que gran parte de la producción audiovisual de los productos exhibidos fueron producidos desde la escuela.

 

La Construcción del Potocine es una iniciativa de Arquitectura Expandida, y La Escuela Audiovisual y Festival Ojo al Sancocho.

Y conto con la participación y colaboración de La Vereda Films, La Escuela Audiovisual Infantil Belén De Los Andaquíes, La Fábrica de Toda la Vida, Los Monstruaccións.

Y el gran apoyo de los amigos y complices que venieron a poner tornillos los sabados y domingos.

La construcción del proyecto cuenta con el apoyo del programa nacional de concertación cultural del Ministerio de Cultura de Colombia, la Consejería Cultural de la Embajada de España en Colombia y del Design Museum of London.

Espacios Culturales Urbanos – Sao Paulo’15

Espacios Culturales Urbanos fué un encuentro desarrollado por el Centro de Pesquisa y Formacion de SESC Sao Paulo en septiembre de 2015 en las instalaciones del SESC Bom Retiro.

Este espacio pretendía poner a dialogar artistas, académicos y activistas. Entre los invitados estaban referentes como Manuel Delgado, Eminia Maricato, Rubén Caravaca o el colectivo Tranvía Cero.

Arquitectura Expandida participó con la ponencia y el artículo: “Espacios de Juego al Límite: tácticas y estrategias de intervención colectiva en la ciudad” (en proceso de publicación)

En este link pueden encontrar mas información sobre los participantes y sus conferencias.

 

Emergencias (Río de Janeiro’2015)

Emergencias es un evento, que trata en torno a la política, cultura y activismo organizado por el Ministerio de Cultura de Brasil, con el apoyo de Fora do Eixo del 6 al 13 de diciembre en Río de Janeiro.

http://emergencias.cultura.gov.br/

Aquí las memorias audiovisuales de mesa de la que formamos parte (Ana López Ortego. min23) hablando sobre las resistencias activas y compartiendo debate con Gilherme Boulos, Eminia Maricato, Olivio Dutra y VIC- Vivero de Iniciativas Ciudadanas.

emergencias2 emergencias3 emergencias4

LA CASA DE LA LLUVIA [de ideas] (San Cristóbal, Bogotá)

El proceso de autoconstrucción -física y social- de LA CASA DE LA LLUVIA [de ideas] es un espacio cultural y comunitario en un barrio de invasión de Bogotá situado en la franja de los cerros. Un lugar con escasos recursos materiales pero invalorables recursos ecológicos y humanos. Se evidencia que la capacidad de autogestión en la ciudad puede trascender la vivienda y los servicios básicos, hasta el espacio público y comunitario, siendo sus ciudadanos los que se hagan cargo de la gestión cultural, política, social e infraestructural de su ciudad en primera persona, mejorándola cualitativamente para mejorar su calidad de vida y evidenciar el derecho a la ciudad.

Este proyecto, cuya iniciativa surgió de la comunidad como “Un salón comunal” se ha ido desarrollando a través de todo un proceso de “Construcción física y social del territorio” hasta convertirse en la “Casa de la Lluvia [de ideas]” un espacio integral, una sala de usos múltiples, pero que albergará de forma permanente la primera asociación cultural del barrio: una biblioteca comunitaria que ya está en red con la red de Bibliotecas Comunitarias de la Localidad.

Seguir leyendo LA CASA DE LA LLUVIA [de ideas] (San Cristóbal, Bogotá)

ESPACIOS DE JUEGO AL LÍMITE (Bogotá)

“ESPACIOS DE JUEGO AL LÍMITE” es un laboratorio de acción y reflexión colectiva en torno al espacio público desde el enfoque de la autogestión territorial, en contextos urbanos de borde en Bogotá.

El museo de Bogotá se convierte, es este proceso,  en un núcleo de reflexión expandido hacia territorios periféricos de la ciudad en disputa. Hacia contextos urbanos, sociales y políticos “límites” que no solo están condicionados por su híbrida situación geográfica de borde –entre lo urbano, lo medioambiental, lo informal y la escala regional-, sino  también sometidos a situaciones límite en lo normativo, lo jurídico y lo político, configurando una dimensión mucho más compleja de estos “espacios de juego”, que en este proceso se mueven entre lo festivo y el conflictivo juego de poderes en el territorio.

En este laboratorio, desarrollado entre los meses de agosto y octubre de 2015, se definieron y analizaron las controversias territoriales “de borde” en torno a  3 espacios anfitriones autogestionados que han sido producto de anteriores Encuentros de Arquitectura Expandida: La Casa de la Lluvia [de ideas] y La Casa del Viento en San Cristóbal, y El Trébol de Ciudad de Cali en Kennedy. Así mismo se invitaron a más de 15 colectivos artísticos, activistas y culturales que confluyeron en un espacio de debate, reflexión que desembocó en las acciones que aquí se presentan.

 

Acción #1.1: Veraneo en el Caño

Performance paseo de río con la comunidad en un caño con una mezcla indefinida de aguas negras y limpias que supondrá la reubicación de más de 100 familias. [La sesión fotográfica tuvo lugar un sábado lluvioso en la orilla del caño en la calle principal del barrio a 8°C]

paseodecano

Acción #1.2 Lo que el caño se llevó.

Se desarrolla una serie fotográfica de las familias que serán reubicadas, posando delante de su vivienda. La reflexión aborda la posibilidad de hacer convivir el patrimonio natural y el humano en los contextos urbanos de borde. [Esta exposición está siendo paralelamente exhibida de forma permanente en el espacio cultural La Casa de la Lluvia de ideas]

A3-exigimos

Acción #2: Exigimos

Exposición al aire libre (Barrio La Cecilia, San Cristóbal) que da cuenta de la reivindicación histórica de las comunidades por al DERECHO A LA CIUDAD a través de la demanda de participación en la toma de decisiones relativas al territorio. [Los textos son fragmentos del archivo comunitario de comunicaciones postales socio-institucionales desde 1988]

exigimos1-l

Figura12

Acción#3: Skate Park.

Autoconstrucción de pista de skate en el espacio autogestionado “El Trebol”, como lugar de encuentro y de reivindicación política de los espacios públicos intergeneracionales y no estigmatizados en barrios populares. [En jornadas de 18 horas diarias el Skate Park de El Trébol se construyó en 6 días]

A3-skate-park

Acción#4: IDEPAT- Instituto de Generaciones Patrimoniales

¿Quién decide qué es el patrimonio cultural en los territorios? ¿La cultura es solamente un concepto elevado y sofisticado? ¿Qué culturas territoriales controversiales y problemáticas hemos heredado y convivimos?  www.idepat.org  [Algunas de las menciones a las que se hicieron referencia fueron al Patrimonio Cultural del “Abandono Institucional”, de la “Desconexión Inter-Institucional”, de la “Asociación Público-Privado” o del “Simulacro Participativo”]idepat2-l

Acción#5: La Casa Voladora

Intervención en la fachada de la Casa del Viento que conecta los 3 espacios autogestionados a través de la expresión gráfica de la conexión de colectivos, saberes y territorios, entendiendo que cada uno de ellos es un “organismo” vivo, cambiante y complejo. [Antes de la Casa del Viento, se había intervenido el Trébol y aguarda La Casa de la Lluvia [de ideas] para este cerbero urbano]

monst2

Del 23 al 28 de octubre tuvo lugar el 8 Encuentro de Arquitectura Expandida con conversatorios y conferencias que acogió el Museo de Bogotá, en las que intervinieron, además de los colectivos participantes del laboratorio, reconocidos artistas, gestores y colectivos internacionales como Santiago Cirugeda (Recetas Urbanas, España), Pablo Ayala (Tranvía Cero, Ecuador) y Henar Diez (Ministerio de Cultura, Ecuador). En el marco del Encuentro se desarrollaron visitas y recorridos en los espacios antifriones que, con la excusa de inaugurar las acciones desarrolladas, plantearon un espacio de expansión y conexión en red entre colectivos, comunidades y Museo.

Han participado los colectivos: La Francia Skateboarding, El Honorable Cartel, Monstruación, Alto Riesgo Creativo, Juegos Traslúcidos, Golpe de Barrio, Colectivos Sembra Luna, Circonciencia, El Trébol, Amnesia Selectiva, Biciterritorializando, JAC barrio La Cecilia, Corporación Promotora Zuroriente, Pre ICfes Popular de San Cristóbal, Lj Gómez, des.ubicados, Neurosis Crew, La Muchachada Crew, Radio Relajo.

Este proyecto es posible gracias al estímulo residencia “Laboratorio Cultural de Ciudad” en su categorías “Bordes” del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural y al apoyo del Ministerio de Cultura Colombiano y de la Consejería Cultural de la Embajada de España en Colombia.

*Espacios de Juego al límite también es una investigación de índole académica, desarrollada por Ana López Ortego a través de artículos y de tesis de maestría. En ella se aborda la conflictiva relación urbano-natural en los contextos de borde, desde la óptima del espacio público y el rol de los agentes urbanos que intervienen en el proceso de construcción territorial.

El Tr3bol de Ciudad de Cali (Kennedy, Bogotá)

El proceso de autogestión y autoconstrucción del espacio El Tr3bol, se basa en la recuperación de un espacio comunitario que alguna vez existió, tuvo un fuerte uso vecinal y que por diversas y controversiales razones se dejó abandonar hasta convertirse en una ruina arquitectónica de columnas de hormigón armado y muros de ladrillo sobre los que el tiempo dibujó historias a través de murales y, graffitis y otras expresiones urbanas.

75

La recuperación era un objetivo común en el grueso de la comunidad, aunque no había tanto consenso acerca de como abordarla: los procesos de autogestión son agotadores y es seductora la (improbable) idea de recibir una financiación, demoler lo existe y encontrar al cabo de los meses un espacio nuevo e impoluto. En este debate encontramos un fundamental punto de encuentro entre un heterogéneo grupo de la comunidad y arquitectura expandida: la necesidad de recuperar espacio a través de la autogestión y autoconstrucción comunitaria como estrategia cultural colectiva y la pertinencia de entender que demoler las ruinas del espacio significa borrar su pasado y que la rehabilitación arquitectónica es una herramienta para recuperar edificios de dudoso valor patrimonial, pero de innegable valor colectivo.

restitucion2-l

03-l

Este valor colectivo marca los objetivos, pero también los procesos: las dinámicas son ante todo vivenciales, difícilmente sistematizables y basadas en un posicionamiento político crítico y un objetivo de construcción material común. En esta conversación con el geógrafo David Harvey en su visita al Tr3bol, abordamos algunas de las cuestiones procesuales y motivacionales de este y otros proyectos:

Video por Territorios Luchas

El barrio Ciudad de Cali tiene una fuerte historia de luchas comunitarias desde su fundación -a través de un proceso de urbanización pirata- hace ahora 25 años. No solo se consiguió la electricidad, el teléfono, la acometida y evacuación de aguas para el barrio a través de la organización interna y las presiones a las administraciones. Hubo un rápido proceso de legalización y además lograron -no sin un fuerte esfuerzo de la comunidad- que algunas de las pruebas previas para la calzada de los trasmilenios (sistema de transporte público masivo de Bogotá) se hiciesen en el barrio, dejando una trama vial envidiable para cualquier barrio de la ciudad.

El proceso aborda la recuperación de esta memoria barrial a través de talleres con adultos y niños (taller de memoria barrial y talleres de periodismo para niños” los guardianes de la memoria”) que se plasma en una de las 3 hojas de este Tr3bol espacial: la zona de acceso donde se materializa una linea del tiempo dibujada de forma colectiva. Paralelamente se va consolidando el diseño del y las dinámicas de gestión de un jardín colectivo en otra de estas hojas del Tr3bol: jardines verticales, generación de un semillero, diseño de mobiliario para el jardín, son algunas de las estrategias abordadas.

restitucion4-l

37-l

 

La construcción del espacio cubierto, como elemento central de la recuperación, es una ampliación en guadua de la estructura existente con revestimiento en materiales económicos y de uso común como la teja de zinc o la teja plástica. Se trata de un proyecto que, como en otros desarrollados por Arquitectura Expandida, se apuesta por la transparencia como elemento de honestidad urbana, de aproximación a un siempre conflictivo espacio público. La protección del interior, una constante en la preocupación de los vecinos, se aborda incorporando detalles que protegen el espacio con expresiones arquitectónicas no violentas: se utilizan lajas de guadua para hacer flechas que direccionan a la entrada del espacio y para hacer filtros de luz con forma de rombos (una de las formas clásicas de la semiótica de barrios populares)

IMG_6766

Este espacio habla de un hecho que tiene una escala mayor en la controversial situacion de los espacios públicos y comunitarios en barrios de origen informal. El Tr3bol fue la materialización física de un hecho urbanístico usual en las urbanizaciones piratas: la determinación de manzanas, lotes o restos de la trama de loteo como espacio comunitario, sin que hubiese en el momento una claridad política o legislativa para protegerlo como tal. Actualmente, 30 años después del boom del urbanismo pirata en Bogotá (condicionado adicionalmente por cuestiones vinculadas a oleadas de desplazamiento en el país) y cuando los barrios se han consolidado y por tanto los precios del suelo han aumentado, comienzan a salirle “propietarios” a estos terrenos. El Tr3bol , en este aspecto, no solamente es un proceso de construcción colectiva, también es una resistencia a estas dinámicas que trasforman la ciudad en un campo de especulación y plusvalía económica, por encima de ciudadana.

Aquí un vídeo de la reacción de la comunidad ante las amenazas de demolición del espacio:

Posteriormente a estas amenazas de demolición del espacio se conformó la asociación de vecinos del Trébol de todos y todas, alternativa a la Junta de Acción Comunal y se ha procedido a la solicitud de cesión del espacio para uso cultural a este organización, que junto con el colectivo Amnesia Selectiva está liderando la activación cultural del espacio.
Actualmente el DADEP (Departamento Administrativo de Espacio Público) a respondido de manera positiva y dialogante a esta solicitud y la Alcaldía Local ha desistido (hasta el momento solo de forma informal) de la demolición.
68a-l

64-l

66-l

67-l

71-l

72-l

Vídeo resumen del proceso:

Aquí pueden ver algunos de los vídeos resultado de los talleres de entrevista y de periodismo documental con ” los guardianes del trébol”


Por último una pequeña dosis documental producida recientemente por el colectivo Yo Solo Pro, ganadora de la convocatoria de productos audiovisuales de la alcaldía local:

Este es un proyecto colectivo de la comunidad del barrio Ciudad de Cali y Arquitectura Expandida; con el apoyo, la implicación y dedicación permanente de Dast, Monstruacción, Biciterritorializando y Territorios Luchas; con la participación puntual de diversos grupos y personas interesados en apoyar estos procesos y con el comprometido apoyo económico y logístico de la Consejería Cultural de la Embajada de España en Colombia.

La Casa del Viento (San Cristóbal, Bogotá)

“El derecho a la ciudad no es simplemente el derecho de acceso a lo que ya existe, sino el derecho a cambiarlo a partir de nuestros anhelos mas íntimos” –Robert Park, sociólogo urbano-

LA CASA DEL VIENTO es un proceso de autoconstrucción física y social de la ampliación de la Biblioteca Pública comunitaria Simón el Bolívar en la localidad de San Cristóbal de Bogotá que se desarrolló en el marco del 4Encuentro de Arquitectura Expandida.

La iniciativa partió de la Corporación Cultural Zuroriente -organización que gestiona la pequeña infraestructura desde que hace 18 años fuese construida por los vecinos ante la falta de equipamientos sociales y comunitarios en un contexto urbano conflictivo y violento- y fueron varios los colectivos que desde distintas perspectivas disciplinares acompañaron a la comunidad en este proceso.

casadelviento700 (4)

casadelviento700 (2)

El conflicto histórico entre distintos sectores de la comunidad fueron evidentes durante el proceso y Arquitectura Expandida  se posiciona claramente al interpretar que este conflicto no parte de diversidad de enfoques, sino de la voluntad de control politiquero del territorio y de las prácticas ciudadanas culturales.

Es por ello que el proyecto arquitectónico responde de una forma muy estratégica a esta situación: se  interviene a través de un bien mueble, temporal y desmontable que se apoya sobre la edificación existente de la Biblioteca. Se instrumentaliza, además, el consenso cultural de construir pesebre (o belén) en época de navidad, para proceder a la construcción sin grandes impedimientos. Cuando una orden de sellar la obra llega, el policía encargado se niega a hacerlo (debido a vínculos emocionales con la biblioteca en su infancia) y responde a la solicitud indicando que no hay una obra en curso, sino que se identifica un edificio terminado. Este proceso nos lleva a reflexionar acerca lo legal vs. lo legítimo en la construcción de ciudad.

La estructura se ejecutó en guadua, el revestimiento en policarbonato alveolar y el suelo en madera con formaleta tratada para exteriores apta para actividades de danza y teatro. La imagen de la intervención es un anexo , un parásito plástico que no solo proporciona un controlado efecto invernadero en un clima frío, sino una forma de relación la cultura con su entorno urbano a través de una invitación y una honestidad relacional materializada en la trasparencia.

La colaboración con ZuroRiente trasciende la construcción física del espacio: se desarrolla toda una programación cultural paralela enfocada a las pedagogías del territorio, la formación de formadores y las metodologías de lecturas texto-contexto abordando las diferentes dimensiones del territorio.

Seguir leyendo La Casa del Viento (San Cristóbal, Bogotá)

MANOS A LA CARBONERA – CICATRICES URBANAS (Bosa, Bogotá)

Derecho a la ciudad, a transformar y a la infraestructura.

Localizado en Bosa, en el barrio Danubio Azul, en el sur-occidente de Bogotá, se encuentra “La Carbonera”: un amplio espacio deportivo –más considerado así por su uso, que por su definición infraestructural- inmerso en un heterogéneo contexto de bodegas de reciclaje e industriales, barrios informales, nuevos conjuntos cerrados de casas y apartamentos de 3, 6 y 20 pisos; donde algunos de los más reconocidos conflictos urbanos alcanzan su máxima expresión; un vacio urbano, verde, conflictivo y atractivo espera ser recuperado.

Este espacio que está definido por la adición “disfuncional” de usos: cancha de fútbol, parque, basurero, chirriadero y hasta hotel, evidencia algunas de las contradicciones presentes en tantos lugares de la ciudad; es así que con su aspecto intimidante en algunas horas del día, y con su invitación a los transeúntes para parar y descansar a otras, La Carbonera se debate entre el consenso y el disenso, entre el miedo y lo lúdico, entre el huir y el estar, generando así una cotidianidad de i-lógicas confrontadas que invitan al  encuentro, a la conspiración o, simplemente,  a parchar y a pegarlo.

 00carbonera Imagen1

Es este potencial el que identifica el colectivo “Golpe de barrio” como escenario donde la ACCIÓN DIRECTA y LAS RESISTENCIAS URBANAS –a través en principio del hip hop, luego de la arquitectura y sobre todo de la autogestión colectiva- se convierten para los ciudadanos, en herramientas que  reclaman el derecho a la ciudad en medio de un espacio público  tomado por el miedo y la basura.

 8carbonera

Con la excusa de la tercera edición del festival de artes urbanas Golpe de Barrio, subtitulado “Crónicas de calle”, varios colectivos nos unimos para trascender tarimas y rimas, transformando la realidad a través del verso y de la acción directa en el territorio, en una suerte de freestyle colectivo. Se trata de dar un golpe real al barrio, un golpe donde las cabezas y manos de los participantes en el proceso se movían más allá del bit y transformaban el ¨basurero¨ y el ¨chirriadero¨, ese lugar de todos y de nadie, en un escenario cultural-cancha-espacio de encuentro e intercambio a cielo abierto.

Durante 5 meses en jornadas preestablecidas se estuvo trabajando en la formulación y materialización de diversas formas de apropiación de un territorio conflictivo, que también buscaban modificar imaginarios espaciales del lugar desde los vecinos. Las materias primas fueron –además de la desconfianza hacia las acciones que el estado puede suponer como una mejora cualitativa de nuestra ciudad- llantas, cemento, pintura, madera, música y una cantidad de brazos amigos que, de lleno o intermitentemente participaron en la renovación de La Carbonera.

03carbonera

De bote por el barrio, de bote por la ciudad, Imaginando el parque y Manos a la carbonera, fueron los nombres de algunas visitas, acciones y recorridos, planteados como excusa para un trueque de saberes, intuiciones y percepciones territoriales.

Mediante talleres participativos de diseño, se convino ejecutar un modelo de mobiliario urbano desarrollado colectivamente a través de autoconstrucción física, partiendo de llantas en desuso: una suerte de recurso-residuo fácil de encontrar en la zona y  cuya falta de gestión desde los gobiernos públicos, provoca situaciones conflictivas en lo social y medioambiental.

12carbonera16carbonera

La lógica del proyecto partía del bajo presupuesto, por tratarse de una intervención autogestionada y con  vocación de replicabilidad.

Este mobiliario se materializa en un dragón de tres cabezas que emerge de las profundidades del lugar. Y la acción se complementa con una intervervención conformada por múltiples intervenciones en los muros del perímetro: una especie de sinfonía de lo gráfico en el que varios parches ponen a dialogar sus lenguajes y sus mensajes.

Se trata de una metáfora que bien podíamos trasladar a esta nueva forma de entender la organización colectiva: táctica, funcional, puntual, rápida, precisa y con un nivel de planificación justa para aprovechar el caos y para permitir la flexibilidad y la adaptabilidad. En resumen, el freestyle.

 31carbonera 55carbonera

71carbonera blacking al contragolpe

Este proyecto nos permite explorar la cultura (arquitectura, música, etc.) como forma de organización colectiva por encima de la generación de productos. Los colectivos involucrados en la acción gestionan recursos y apoyos; mientras la entrada intermitente de la institución  en el proceso, genera ciertas incomodidades y cuestionamientos: ¿entra la institución como un agente de freestyle más?;  ¿Queda la acción colectiva, en parte cooptada?

Frases  de algunos de los protagonistas como: “La institución es una promesa incompleta” o  “la autogestión es por algunos”, puede dar noción de la forma en que se desarrolló el proceso, que permeado por la espontaneidad, el freestyle y una baja definición de roles en red colaborativa, permitió ejecutar esta intervención al mejor estilo callejero.

“Y de repente, allá, al otro lado de lo real, un cuerpo empieza a moverse en el parque, en la esquina, en la cancha, y una voz empieza a rapear con toda la potencia de su desesperación, de su rabia, de su marginalidad: la voz del poeta que conecta con el misterio, con la otredad, con la cara oculta de la realidad… Me gusta verlos en parche, siempre juntos, tragándose la ciudad como nómadas antiguos desplazándose por la estepa o como monjes zen recién rapados. En una época que hace la apología de la individualidad, del triunfo solitario, del éxito personal, ellos nos dan una lección tremenda: solo no eres nadie, no existes, no aguantas y terminarás reventándote. Lo único que te puede salvar es la tribu, los tuyos, tu ejército…” M. Mendoza

by territorios luchas

 

 

 

 

 

 

Creditos Fotograficos: Axp, Territorios Luchas, Hosman Huertas.

 

Agradecimientos: Vecinos, Golpe de Barrio, Monstruación, Territorios Luchas, La Redada, La Muchachada, Bosa Boys Crew, La Pola Social,  Gabi, Paula, Gononea, pinturas Tito Pabón y a todxs lxs  que participaron, creyeron y se pintaron las manos en la Carbonera!